Visión

on . Posted in Catolica

Seremos una universidad con excelentes servicios de educación superior, líderes en la formación integral de la persona humana y de la sociedad, dentro de las exigencias de la verdad y del bien común.

 

 

 

Presentación y reseña histórica

on . Posted in Catolica

La Universidad Católica de El Salvador, UNICAES, cuya Sede Central está ubicada en la ciudad de Santa Ana, y un Centro Regional en Ilobasco, El Salvador, fue fundada el 13 de abril de 1982, según acta Constitucional. 

Sus estatutos fueron aprobados por el Ministerio de Educación mediante el acuerdo ejecutivo No. 1210, de fecha 25 de junio de 1982. El Ministerio del Interior, le otorgó Personería Jurídica, mediante el acuerdo No. 279 de fecha 16 de agosto de 1982. 

El propósito de la Universidad Católica de El Salvador es formar profesionales íntegros, con consciente posesión de conocimientos y estatura moral, que les impulse a servir con honestidad y eficacia al país y a sus semejantes. 

La Universidad por fundación, historia y práctica, está relacionada con la Diócesis de Santa Ana, que es parte de la Iglesia Católica. El hecho de que su Santidad Juan Pablo II, con fecha 18 de diciembre de 1982, a través de la Sagrada Congregación para la Educación Universitaria Católica, haya aprobado la fundación de la Universidad Católica de Occidente, hoy Universidad Católica de El Salvador, la cual es confiada jurídicamente al Obispo de la Diócesis de Santa Ana, determina la identidad católica de la Universidad. En sus estatutos se expresa: "El Obispo de la Diócesis de Santa Ana será Rector de la Universidad, él propondrá los miembros del Consejo Directivo a la Conferencia Episcopal de El Salvador para su aprobación…" (Art. 24 de los estatutos de la Universidad). 

La Universidad inició sus labores académicas en el Edificio del Seminario Mayor Beato Juan XXIII, el cual pertenece a la Diócesis de Santa Ana. En este local funcionó durante catorce años y medio. 

En 1983 se abrieron las puertas académicas a los estudiantes con la creación de la Facultad de Ciencias y Humanidades, ofreciendo 6 carreras; en 1987, se crearon las Facultades de: Ciencias Agronómicas, Ciencias Económicas, Jurisprudencia y Ciencias Sociales; y en 1990, la Facultad de Ingeniería y Arquitectura. 

En el transcurso del tiempo la UNICAES ha tenido intercambio de alumnos, docentes y otras colaboraciones académicas con Universidades de otros países: España, Costa Rica, Italia, entre otros. Esta Universidad también forma parte de la Asociación de Universidades Privada de El Salvador (AUPRIDES) y de la Organización de Universidades Católicas de América Latina y El Caribe (ODUCAL). 

Para apoyar la Proyección Social, la UNICAES fundó en 1987 el Instituto de Desarrollo Rural (IDR), en la Facultad de Ciencias Agronómicas; en 1989 se creó la Oficina de Asesoría Legal Católica (OFALCA), en la Facultad de Jurisprudencia y Ciencias Sociales; en 1990 se creó el Departamento de Educación a Distancia (DED), en la Facultad de Ciencias y Humanidades. 

Se han realizado convenios con instituciones nacionales e internacionales, para ejecutar proyectos en el área rural; entre estas instituciones se pueden mencionar: Fundación W. K. Kellogg, MISEREOR, Conferencia Episcopal de Italia e Instituto per la Cooperazione Universitaria, FONAVIPO, COAGRES de El Salvador, y otros. 

Se han capacitado más de 30,000 maestros activos en el sistema educativo salvadoreño sobre el tema de valores morales y cívicos.

En 1995 se firmó un convenio con el Banco KFW de Alemania, para construir el propio campus Universitario en un terreno de más de 15 manzanas, ubicado en el by pass y salida carretera antigua San Salvador. En julio de 1997, la UNICAES se trasladó a su nuevo campus. Actualmente el terreno del campus tiene un área de más de 42 manzanas. 

El órgano Ejecutivo, a través del Ministerio de Educación, mediante acuerdo No. 15-0804, de fecha 29 de mayo de 2008, y publicado en el Diario Oficial, tomo 379, No. 107, de fecha 10 de junio de 2008, le reconoce el cambio de denominación de Universidad Católica de Occidente por el de Universidad Católica de El Salvador, aprobándole los nuevos estatutos que actualmente están vigentes. La razón principal de la actualización de sus Estatutos se debió a la apertura de un Centro Regional de la Universidad en Ilobasco, Cabañas, y que inició labores en el año 2008. 

Desde 2006 se ha venido trabajando con el Ministerio de Educación en el modelo MEGATEC mediante el acuerdo No. 15-1182, de fecha 25 de agosto de 2008, y publicado en el Diario Oficial, tomo 380, No. 167, de fecha 8 de septiembre de 2008 fuimos autorizados para impartir dicho modelo. 

La filosofía de la UNICAES está definida con la frase latina de nuestro emblema: "LITTERAE SINE MORIBUS VANAE" (LA CIENCIA SIN MORAL ES VANA). La erudición sin ética carece de adecuado fundamento.

Fines y objetivos

on . Posted in Catolica

 Fines y Objetivos de la UNICAES

La UNICAES es solidaria con el ser humano, según la concepción de la Iglesia Católica; y está abierta a todas las personas que demanden sus servicios, según su capacidad, sin distinción de raza, sexo, nacionalidad, condición social y económica, fe religiosa, preferencias políticas, o la naturaleza de la unión de sus progenitores o guardadores ( Art. 11, estatutos de la UNICO).

La UNICAES busca la consecución de sus fines y objetivos mediante el cumplimiento de sus funciones básicas: Docencia, Investigación, Proyección Social; y la Pastoral que ofrece a su comunidad ( Art. 12, estatutos de la UNICAES).

Son fines de la UNICAES

    • La formación integral de profesionales dentro del concepto que la Iglesia Católica y el Estado Salvadoreño tienen de la personas humana y la sociedad.
    • El desarrollo de la investigación científica en las diferentes ramas del saber humano.
    • La contribución al desarrollo de la persona humana a través de los servicios de carácter social a las comunidades.
    • Formar personas cultas, respetuosas de los derechos de los demás, amantes de la libertad, las ciencias y las artes, en sintonía con la naturaleza, la ética y la verdad.

 

Son objetivos de la UNICAES

    • Conocer y defender la dignidad humana, los derechos y deberes que le son inherentes, dentro de un ambiente animado por un espíritu de responsabilidad y sentido social, para construir una sociedad más justa y solidaria.
    • Realizar acciones que favorezcan la tutela y el desarrollo de la herencia de nuestra cultura que enaltezcan la dignidad humana.
    • Contribuir al desarrollo socioeconómico, a través del conocimiento de la realidad nacional e internacional, y del uso efectivo de la ciencia y la tecnología.
    • Realizar investigaciones que contribuyan al desarrollo del conocimiento y a la solución de problemas de la realidad nacional.
    • Desarrollar proyectos y acciones que contribuyan a mejorar la calidad de vida de las personas.
    • Promover el uso racional de los recurso del medio ambiente.
    • Ofrecer servicios pastorales a la comunidad universitaria.

 

Principios y Valores

 

Los principios que rigen a la Universidad Católica de El Salvador son : la primacía de la dignidad y naturaleza de la persona humana, y el servicio orientado a la consecución de la verdad y el bien común.

Entre los valores que rigen el accionar de la Universidad están:

  1. Justicia
  2. Responsabilidad
  3. Solidaridad
  4. Honestidad
  5. Respeto y
  6. Laboriosidad.

 

 

 

Autoridades Universitarias

on . Posted in Catolica

 ORGANISMOS

 


Conferencia Episcopal de El Salvador
  1. Excelentísimo y Reverendísimo Arzobispo de San Salvador, 
    Monseñor José Luis Escobar Alas

  2. Excelentísimo y Reverendísimo Obispo de Santiago de María, 
    Monseñor William Ernesto Iraheta Rivera

  3. Excelentísimo y Reverendísimo Obispo de Santa Ana, 
    Monseñor Miguel Ángel Morán Aquino

  4. Excelentísimo y Reverendísimo Obispo de Chalatenango, 
    Monseñor Luis Morao

  5. Excelentísimo y Reverendísimo Obispo de Zacatecoluca, 
    Monseñor Elías Samuel Bolaños Avelar

  6. Excelentísimo y Reverendísimo Obispo de San Miguel, 


  7. Excelentísimo y Reverendísimo Obispo Auxiliar de San Salvador, 
    Monseñor Gregorio Rosa Chávez

  8. Excelentísimo y Reverendísimo Obispo de San Vicente
    Monseñor José Elías Rauda Gutiérrez

  9. Excelentísimo y Reverendísimo Obispo del Ordinariato Militar  
    Monseñor Favio Reynaldo Colindres Abarca

  10. Excelentísimo y Reverendísimo Obispo de Sonsonate, 
    Monseñor Constantino Barrera Morales

  11. Excelentísimo y Reverendísimo Arzobispo Emérito de San Salvador, 
    Monseñor Fernando Sáenz Lacalle

  12. Excelentísimo y Reverendísimo Obispo Emérito de Chalatenango, 
    Monseñor Eduardo Alas Alfaro

  13. Excelentísimo y Reverendísimo Obispo Emérito de San Vicente, 
    Monseñor José Oscar Barahona Castillo

  14. Excelentísimo y Reverendísimo Obispo Emérito de Santa Ana, 
    Monseñor Romeo Tovar Astorga

  15. Excelentísimo y Reverendísimo Obispo Emérito de Santiago de María, 
    Monseñor Rodrigo Orlando Cabrera Cuéllar


Consejo Directivo
Monseñor y Licenciado Miguel Ángel Morán Aquino Presidente
Doctor Moisés Antonio Martínez Zaldívar Vicepresidente
Máster Cástulo Afranio Hernández Robles Secretario
Lic. José Jaime Deleón Argumedo Vocal
Mons. José Elías Rauda Gutiérrez Vocal
Maestro Roberto Antonio López Castro Vocal

Consejo Académico
Monseñor y Licenciado Miguel Ángel Morán Aquino Rector
Doctor Moisés Antonio Martínez Zaldívar Vicerrector General
Máster Cástulo Afranio Hernández Robles Secretario General
Maestro Roberto Antonio López Vicerrector Académico
Maestro Jaime Osmín Trigueros Chávez Decano de la Facultad de Ciencias y Humanidades
Maestra Cenia Patricia Orellana de Ramírez Decana de la Facultad de Ciencias Empresariales
Maestro Mauricio Ernesto Velásquez Soriano Decano de la Facultad de Ingeniería y Arquitectura
Dra. Marta Vieytez Decana de la Facultad de Ciencias de la Salud
Maestro Juan Alfonso Trigueros Chávez Decano de la Facultad Multidisciplinaria del Centro Regional de Ilobasco
Máster Ricardo Morales Director Administrativo
Maestro  Marco Marroquín Director Académico

 

 

 

 

 

 

 

Mensaje del Rector

on . Posted in Catolica

MENSAJE DEL SEÑOR RECTOR 

Queridos miembros y amigos de nuestra comunidad universitaria: 

Nos encontramos en el apogeo del Año de la Fe, convocado por S.S Benedicto XVI. Este año se espera que sea un tiempo de gracia y de compromiso para una conversión a Dios cada vez más plena, para reforzar nuestra fe en El y para anunciarlo con alegría al hombre de nuestro tiempo (Homilía de Benedicto XVI en la Santa Misa para la nueva evangelización, 16 octubre 2011). 

El quehacer actual de la Universidad Católica de El Salvador está inmerso en estos tiempos de vertiginosos cambios, y esta llamada, en el ámbito de su competencia, a ser un instrumento eficaz de progreso cultural, tanto para las personas como para la sociedad. La investigación se orienta a estudiar en profundidad la circunstancia de nuestro tiempo: " La dignidad de la vida humana, la promoción de la justicia, la protección de la naturaleza, la búsqueda de la paz y de la estabilidad política, la distribución equitativa de los recursos y un sistema económico y político que sirva mejor a la comunidad humana, son algunos de sus temas de estudio". 

Retomo la encíclica del Papa Benedicto XVI, Caritas in Veritate, en la cual analiza distintos ámbitos de la vida humana y entrega un concepto de desarrollo que, fundado en la caridad, es humano e integral, tanto de las personas como de los pueblos. Es el amor, que tiene su origen en Dios, el que mueve a las personas a comprometerse con valentía y generosidad en el campo de la justicia y la paz. Desde un punto de vista social, el hombre descubre que su vocación al amor se concreta en la medida que tiende a un desarrollo humano integral. 

Él no puede estar ajeno a la realidad de su prójimo, pues su realización más plena no es en soledad, sino en la donación personal a la comunidad. Promover que el ser humano y su dignidad sean una prioridad nos compromete. La construcción de una nueva civilización empieza por orientar nuestras decisiones vitales hacia el bien común. La caridad y la verdad nos plantean un compromiso inédito, en donde Dios ha puesto la semilla en cada hombre, en cada pueblo y en su cultura. 

La frase que ilumina y otorga su pleno sentido a toda la encíclica es: "La caridad en la verdad, de la que Jesucristo se ha hecho testigo con su vida terrenal y, sobre todo, con su muerte y resurrección, es la principal fuerza impulsora del auténtico desarrollo de cada persona y de toda la humanidad". La Caridad en la Verdad contiene la respuesta de la Iglesia a los problemas del desarrollo, respuesta que depende de cada persona y de su forma de concebir la libertad y vivir su fe. Y a la vez, una visión del desarrollo y de la globalización que pone en el centro a las personas, como únicas protagonistas de este proceso. 

Nos dice el Papa que las principales causas de subdesarrollo no son de índole material, sino que surgen como una consecuencia de la falta de fraternidad entre las personas y entre los pueblos. El Evangelio de Cristo, en cambio, aporta la dimensión esencial de la fraternidad humana y cristiana, que si propicia el verdadero desarrollo de todos, sin hacer distingos. Una de sus ideas centrales es que el beneficio material, como objetivo exclusivo, es la mayor fuerza antagónica al auténtico desarrollo humano. El sistema económico y financiero, afirma el Papa, debe basarse en tres instancias: el mercado, el Estado y la sociedad civil. Para "civilizar la economía" es preciso arbitrar formas de economía solidaria, y tanto el mercado como la política tienen necesidad de personas abiertas al don recíproco. 

Para ser autentico, el desarrollo del hombre y de los pueblos necesita una dimensión espiritual. Para ello, agrega el Papa, se necesitan "unos ojos nuevos y un corazón nuevo, que superen la visión materialista de los acontecimientos humanos y que vislumbren en el desarrollo ese "algo más" que la técnica no puede ofrecer". El riesgo es que la tecnología entregue avances y una propuesta de valor que no se refiere al "por qué" sino al "cómo", con el peligro de encontrar respuestas solo a las preguntas por la eficiencia y la utilidad. 

Desde la Universidad, nos interesa promover en nuestra comunidad el dialogo entre fe y cultura, entre competencia profesional y sabiduría cristiana, para influir sobre la realidad e impregnar todo tipo de actividad con el espíritu del Evangelio. Pero también queremos trascender a la sociedad y compartir con ella los avances obtenidos en el cultivo del conocimiento. Sobre todo, para atender aquellas prioridades fundamentales de la persona. 

La UNICAES está consciente de ofrecer una formación integral, en la que se propone a los jóvenes valores cristianos y promueve el crecimiento personal y una mayor autonomía intelectual, ya que un objetivo especial de nuestros programas de estudio es motivar a los estudiantes a ser agentes de cambio, lideres calificados y testigos de Cristo en los lugares en los que deberán desarrollar su labor. 

La investigación, el servicio a la sociedad y la actividad académica continuaran siendo prioridades para UNICAES, y contribuir así con el respeto y reconocimiento de la dignidad de la persona y el derecho a su desarrollo en una sociedad justa, equitativa y humana. 

En este Ano de la Fe, envío mi bendición a cada uno de nuestros estudiantes, docentes, personal administrativo y a sus queridas familias y les exhorto a cuidar cada espacio de la vida, a fin de marcar la diferencia con el sello de Cristo y que María Santísima, Trono de la Sabiduría, nos guie en este año 2013. 




Fray Romeo Tovar Astorga, O.F.M.
Rector.

//